+54 0341 5186363clientes@vertigo.com.ar Vértigo cascos - Activa tus sentidos

Seguridad Activa Vértigo

Acorde a su misión y visión empresarias y desde sus inicios, Vértigo lideró toda iniciativa de la industria nacional aportando mejoras escalares, nuevos procesos y desarrollos e incorporando verdaderas innovaciones a los procesos de fabricación y a sus productos.

1968. Fundación de Vértigo. Primer fábrica de cascos para motocicletas de Argentina. En efecto, esta visión de velar por la Seguridad de las personas, se plasma desde su inicio con el mismo acto fundacional de la empresa, dando nacimiento a una fabrica de cascos en un país donde el uso del casco NO era obligatorio.

1990. Primer Laboratorio de Pruebas de Latinoamérica. La empresa arma el primer laboratorio de ensayo y pruebas de toda Latinoamérica. El laboratorio nació para realizar las primeras pruebas básicas de resistencia y durante toda la década del 90 se fue completando hasta alcanzar el grado de complejidad de pruebas con las que hoy cuenta (link a laboratorio).

2000. Redacción de Normas IRAM AITA 3621. Vértigo integró el Comité de Redacción de normas IRAM AITA 3621. Estas normas se transformaron en la referencia de la industria, para la homologación de cascos nacionales.

2004. Primer empresa con Certificación CHAS. Vértigo es la primer empresa en obtener la Certificación CHAS otorgada por el INTI y certificación de PRODUCTOS otorgado por  IRAM/AITA, (doble certificación) según las normas 3621. Desde ese momento hasta la fecha, Vértigo recibe auditorías periódicas del IRAM que le permite revalidar sus procesos de fabricación, como así también homologar cada nuevo modelo de casco que se lanza al mercado.

2012. Innovación y Seguridad: Seguridad Activa Vértigo. Tradicionalmente el casco ha sido interpretado como un dispositivo de Seguridad Pasiva. Un dispositivo es de Seguridad Pasiva en tanto mitiga los efectos negativos posteriores a un accidente. Vértigo comienza experimentaciones relativas al equilibrio y al estado de concentración, atención y rendimiento de los conductores de motocicletas. Resultado de esas pruebas es que se comprende con un mayor grado de detalle que la utilización de materiales de calidad no sólo brindan mayor confort al usuario, sino que otorgan un mayor grado de concentración al conductor. En efecto, las pruebas realizadas demostraron que el grado de atención de un motociclista al momento de la conducción varía de acuerdo a:

-  El uso o no uso de un casco. En efecto, los conductores que usaron casco resultaron con un mayor grado de atención que los que no lo usaron.

-  A la calidad del casco utilizado en la prueba. En efecto (y tal vez uno de los hallazgos más relevantes) es que nuestras pruebas han demostrado que la calidad del casco o influye en el estado de concentración de un conductor de dos maneras: en primer lugar, el Estado de Mayor Concentración al Conducir (EMCC), se alcanza con mayor rapidez en los cascos con finos acabados (Mejor confort, insonorizacion, mejor calce, aerodinamia, peso, etc) y realizados con materiales de mayor calidad (interiores con materiales que absorben la transpiración y dejan respirar la piel, como así también con visores de mayor calidad) y este estado EMCC dura más tiempo en los cascos de alta calidad.

2013. Vértigo “Activa tus sentidos”. Vértigo encuentra su diferencial de marca basándose en los atributos seguridad y alta calidad, introduciendo un nuevo concepto en la categoría: SEGURIDAD ACTIVA VERTIGO. Porque “al momento de ponerte un casco Vértigo tu entorno se modifica, la intensidad crece. Estas concentrado, listo para el desafío. La respiración y el rugido del motor son una sola cosa. Te conectás con la máquina, sentís el impuso. Cuando te ponés tu casco, haces foco en lo que importa, ves lo que tenés que ver y el camino es tuyo. Vértigo Activa tus sentidos”. 

Al momento de ponerte un casco tu entorno se modifica. De repente estás concentrado. Podés oír el sonido de tu propia respiración. Tu sentido de la visión y del equilibrio se agudizan. Estás preparado. Hacés foco en lo que importa. Todo lo demás queda fuera. Tu entorno cambia. Se ilumina. Se iluminan los detalles relevantes. Ves lo que tenés que ver.
Ponerse un casco es prepararse. Es entrar en un universo de mayor concentración, de mayor compromiso con la acción. Hacés foco. Enfocás tu objetivo: la calle, la ruta, las líneas de la ruta. Ponerte un casco no te aísla de tu entorno; por el contrario, ponerte un casco te reconecta con lo que te rodea.

Tus sentidos se ponen en alerta. Sólo VES lo que TENÉS que VER. Estás alineado con tu objetivo.

Y entrás en el universo del movimiento, de la velocidad, de la kinética, de la energía. Al ponerte el casco ya estás adentro de ese elemento, y lo empezás a sentir como propio: como pez en el agua, como ave en el aire, como felino en la tierra. Adentrándote en el casco ya entraste en la ENERGÍA. Ya empezás a sentir el impulso. La respiración y el rugido del motor son una sola cosa.
Tus sentidos se activan.
Sentí la energía. Entrá en tu elemento. Vértigo, activa tus sentidos.

En la mayoría de los países desarrollados, existen organismos de normalización de carácter oficial o privado cuya función es establecer las normas de construcción, tipo de materiales a emplearse, procedimientos de ensayos y fabricación de los distintos elementos de protección.
Estos organismos, como IRAM, establecen normas que tratan de fijan un mínimo de calidad que deben cumplir, entre ellos, los cascos.

Por ello, en Argentina existe el C.H.A.S., que regula el mercado de autopartes en todo el territorio nacional con el objeto de proteger la vida, y evitar la venta de piezas con estándar de calidad inferior al mínimo requerido, tanto de origen nacional como importados, y que pudieran ocasionar accidentes y/o lesiones al usuario.

Garantía: La Ley 24.240 “LEY DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR” exige una garantía mínima de tres meses.

» Los cascos Vértigo – MPA se ofrecen con garantía escrita de un año.
» La seguridad del grado de protección de un casco debe estar respaldada por toda la cadena de comercialización, (Ley 24.240), desde el vendedor detallista, importador o fabricante.

Vértigo es la única fábrica del país que cuenta con laboratorio propio para los ensayos de cascos; permitiendo desarrollar y probar los productos para poder mejorar la seguridad y la calidad para el usuario, disponiendo de los más modernos equipos y componentes.

A su vez, esta infraestructura está respaldada por las calibraciones realizadas por el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), IMAE (Instituto de Mecánica Aplicada y Estructuras) y auditorias periódicas del IRAM (Instituto Argentino de Normalización y certificación).

Ensayos que realizamos:
» Impactos para medir la absorción de Energia.
»Penetración, para medir el grado de penetración de los objetos sobre las superficies del casco.
» Compresiones, deformaciones laterales y frontales
» Resistencia a bajas (-12º C) y altas temperaturas (+50º C)
» Sistema de Retención (cinta y hebilla): ensayos Estáticos y Dinámicos.
» Ensayo de envejecimiento de componentes (U.V.)
» Ensayo de descalce del casco.
» Inflamabilidad de los componentes plasticos.
» Ataque de ácidos y solventes abrasivos

Con estas pruebas exaustivas, el laboratorio controla previamente y durante todo el proceso productivo , el cumplimento de las normas de calidad Iram 3621 asi como el protocolo interno de seguridad con el fin de garantizar constantemente la calidad exigida.

Todos nuestros productos cuentan con un proceso de trazabilidad altamente controlado y auditado por IRAM, esto se basa en poder conocer la historia, ubicación y trayectoria de un producto o lotes de productos a lo largo de toda la cadena de suministros y  producción.

A través de un numero de serie y fechas de fabricación podemos analizar y detectar cada lotes de cada producto y además los insumos entregados por el proveedor, semielaborados y las persona  interviniente en cada proceso de fabricación.

Vértigo es la única fábrica de cascos de Argentina con doble certificación IRAM – AITA 3621/2002 e INTI (CHAS), esto significa que ha obtenido la Certificación de Homologación de Autopartes y Elementos de Seguridad. Es deber de cada motociclista exigir el logo del C.H.A.S. en las etiquetas.