+54 0341 5186363clientes@vertigo.com.ar Vértigo cascos - Activa tus sentidos

PORQUÉ LOS CASCOS VERTIGO DURAN MAS

Inicio / Responsabilidad Social Empresaria / PORQUÉ LOS CASCOS VERTIGO DURAN MAS

De qué depende la duración de un casco es un tema  aún de investigación, pero ciertamente depende de la yuxtaposición de múltiples factores. En esta nota conocé de cerca cuáles son los factores y circunstancias que condicionan la durabilidad de un casco. Conocé cuando debés reemplazarlo y porqué los cascos Vértigo duran más.

En efecto, la duración de un casco esta relacionada con tres grandes factores. Cada uno de estos factores agrupan distintas variables que, correlacionadas, se deben considerar para determinar la vida útil de un casco. Dentro del primer factor, agrupamos las condiciones de fabricación y calidad de materiales (así se agrupan todas las variables controladas por el fabricante),   en el segundo grupo nos encontramos con las condiciones de uso y mantenimiento (así entonces, en este grupo podemos se involucran aquellas variables relacionadas con la conducta de uso del casco, es decir con la forma en que el usuario se relaciona con el casco). Finalmente,  las condiciones meteorológicas forman el tercer grupo, (variables que pueden ser previstas por el fabricante, pero no controlarlas).

Veamos más en detalle. Dentro de las condiciones  controladas por el fabricante, englobamos a:

1)    La calidad de materiales empleadas en la fabricación: No sólo es importante la calidad del termoplástico que se emplee o el uso de materiales con mezclas más resistente (las usadas por ejemplo para cascos de competición, como el kevlar o el graphito) sino también la calidad de los materiales usados en capas internas del casco. En efecto, el poliestireno expandido que se usa para la amortiguación de los golpes, como así tambien la goma espuma interior, en tanto disipadores y amortiguadores de los golpes afecta la durabilidad del casco. En este sentido entonces la calidad de materiales ocupa uno de los primeros puestos en la importancia relativa de cara a la durabilidad de un casco.

2)    El correcto ensamblaje y el acabado del casco: Cuando distintos materiales conviven para formar una capa protectora de la cabeza, el encastre y  ensamble entre capas debe ser preciso. Es decir cada componente debe ensamblar de forma correcta con el otro de forma de que las fuerzas sean las correctas entre cada pieza. Pero un fino acabado también es importante. En este este sentido es importante señalar que la calidad de las pinturas usadas, la cantidad de capas de pinturas, así como el acabado exterior influyen en la durabilidad del casco puesto que forman verdaderas capas protectoras del material empleado. En efecto, acabados con barnices especiales suman resistencia y duración al casco, sin sumarle peso adicional.

3)    El adecuado diseño de la línea de producción, ensamblado y capacitación de operarios y supervisores de planta: En efecto, que el sistema productivo este “aceitado” en una fábrica es fundamental no sólo en términos de productividad (medida como cantidad de unidades producidas de un modelo determinado) sino de calidad. Existe numerosa evidencia que la cantidad de defectos por unidades producidas aumentan si el diseño de la línea de producción es incorrecto, y claramente también si la capacitación del personal no es la adecuada. En este sentido el largo camino andado por Vértigo y sus políticas de calidad con sus Programas de Mejoras Continua para sus líneas de producción y la capacitación a la planta permanente, minimizan la posibilidad de errores y  fallos, y se convierten así en uno de los pilares de la calidad y durabilidad de nuestros cascos.

4)    El constante chequeo de la calidad de materias primas: El proceso productivo comienza con la recepción de los materiales usados en la manufactura y sus partes. El correcto proceso de selección de proveedores y el Control Estadístico en la recepción de materiales  también influye en la calidad y durabilidad de los cascos. Los sistemas de trazabilidad de materiales suman garantías en este sentido.

5)    El constante sometimiento a pruebas de seguridad y resistencia. La realización de las pruebas diseñadas son clave para comprender si la calidad de los productos que se entregan al mercado están de acuerdo a los estándares fijados y a las normas.  En Vértigo se realizan nueve tipos de pruebas de laboratorio http://www.vertigo.com.ar/site/?page_id=296 de carácter destructivo y de tipo aleatorio en las líneas de producción para mantener los altos estándares exigidos en las normas argentinas. Así mismo muchos cascos de nuestra línea han establecido estándares mayores, cercanos a los requeridos en normativas de competición.

 

Pero la calidad y duración de los cascos no puede ser controlada de forma total por los fabricantes. Es que en efecto el comportamiento de uso y mantenimiento que realicen los usuarios a los cascos es determinante a la hora de definir la vida útil de un casco. En este orden de cosas, es preciso destacar algunos puntos:

  1. La frecuencia de uso: Este punto es obvio. Claramente no es lo mismo un usuario que utiliza su casco todos los días que uno que lo usa sólo algunos días al año.
  2. Los hábitos de guarda del casco: algunos usuarios cuando bajan de su moto dejan los cascos expuestos, simplemente atados a la moto con un candado o soga, sin cubrirlos o guardarlos en los compartimentos de guarda de las motos. Estos cascos muchas veces quedan rozando el suelo y con frecuencia sufren rayones o pequeños golpes. Además quedan expuestos a la intemperie y muchas veces a condiciones meteorológicas adversas. Mayor cantidad de tiempo expuestos a rayos U.V, a lluvias o a bajas temperaturas disminuyen la vida útil de un casco.
  3. Los hábitos de higiene y mantenimiento general del casco: Un casco debe ser mantenido: se recomienda el lavado del casco únicamente con jabón neutro y agua dejando secar a la temperatura ambiente. Para un pulido final del casco puede usarse cera automotriz que deberá pasarse con una franela limpia y seca. Nunca debe usarse para la limpieza del casco: nafta u otros solventes químicos. Tampoco debe modificarse el casco aplicando pinturas o adhesivos disolventes a no ser que estén indicados por el fabricante. El casco no debe exponerse a altas temperaturas para evitar el riesgo de deterioro de materiales.
  4. Caídas y golpes, las caídas o golpes afectan claramente la vida útil de un casco:  En un casco que ha sufrido un golpe severo habrá una disminución sustancial de la protección ofrecida. Incluso aún que el daño no sea visible, el casco se puede tornar inapropiado para el uso. Se recomienda en tal caso su reemplazo. Típicamente si un casco se cae desde una altura de 1,5 metros, luego del golpe el casco deberá ser reemplazado.
  5. El deterioro interior, lavado de telas, etc. también va envejecen al casco y haciéndole perder funcionalidad.

Finalmente las condiciones meteorológicas afectan la duración del casco. Un casco que es usado a altas temperaturas (tanto de frío como de calor) tienen a deteriorarse más rápido. Si bien las variaciones de temperatura no pueden ser controladas por el fabricante, claramente pueden ser previstas. En Vértigo se realizan pruebas a bajas (-12º Celsius) y altas (+50º Celsius) temperaturas. Colocando los cascos en freezer y en hornos se realizan pruebas de impacto para medir la absorción de la energía de golpes, también se realizan pruebas  de deformación lateral y frontal, además de ensayos de envejecimiento de materiales sometiéndolos a rayos U.V.

En general, se estima una vida útil promedio de un casco de moto en cinco años desde la fecha de fabricación del mismo. Lo ideal entonces es consutlar la la fecha de fabricación al momento de la compra del casco. Los cascos Vértigo tienen esta información en su fasco interior. Por todo lo dicho, también es importante no comprar cascos de segunda mano, puesto que no se sabe exactamente si aún puede seguir siendo efectivo como protección (debido a posibles golpes que hubiera podido tener).

Los cascos vertigos son fabricados al detalle. Tanto desde la selección de materiales, el control de calidad de los mismos, el correcto diseño de los sistemas productivos, la capacitación de su personal, las constantes pruebas y ensayos de laboratorio que se practican a cada partida de producción que sale a la venta, la calidad y cantidad de capas de pintura y sus acabados, nos garantizan una mayor vida útil de los cascos. En Vértigo estamos comprometidos con la Seguridad. Esa es nuestra razon de ser. Confiados de la calidad del producto que ofrecemos próximamente estaremos instalando  un novedoso sistema para extender la garantía de nuestros productos.

Seguí las novedades de la marca: próximamente vas a poder activar la garantía extendida de tu Vértigo. Vértigo, activa tus sentidos.